b) Prótesis de cadera

La principal causa de las lesiones degenerativas de cadera es la artrosis. La artrosis más frecuente es de origen degenerativo, (desgaste), aunque también puede aparecer como consecuencisa de processo reumáticos o post - traumáticos tras fracturas severas de la articulación. La artrosis produce un desgaste progresivo de la articulación que provoca dolor y limitación en la movilidad de la cadera y por tanto afecta al día a día de las personas que lo sufren.

La sustitución protésica de la cadera es una de las operaciones más exitosas de la unidad de cadera de Instituto de Traumatología Estévez con resultados evidentes e inmediatos: eliminación del dolor y mejora de la función de la articulación. 
 A continuación recibirá información detallada sobre la prótesis total de cadera y la recuperación de un estilo de vida activo.

¿QUÉ ES?

La cadera es la articulación que une la pierna con el tronco, a través de la unión femur-acetábulo (acetábulo=cavidad de la pelvis donde se articula la cabeza del femur). La estabilidad de la articulación viene dada por la capsula articular, el ligamento redondo y la musculatura que la rodea.

Traumatología - Instituto de Traumatología Estévez
Desartrodesis de cadera
Traumatología - Instituto de Traumatología Estévez
Fractura luxación de cotillo (cadera) osteosíntesis

 

Las caras articulares de rozamiento entre los huesos se realizan gracias a la existencia de los cartílagos articulares, que son superficies lisas que amortiguan la sobrecarga de los huesos que están en contacto (por su elasticidad) y permiten el desplazamiento de las superficies óseas durante el movimiento.

En una cirugía de sustitución de la cadera, se sustituye la cabeza gastada del hueso de la cadera (fémur) por una esfera metálica o de cerámica; la cavidad o acetábulo que contiene esta cabeza es también sustituida.

Los acetábulos que se insertan en la pelvis pueden ser de dos tipos, cementados que se fijan al hueso con cemento óseo o no cementados.

Los no cementados pueden ser implantados a presión y/o ayudados con tornillos. Se conocen como prótesis con recubrimiento poroso o no cementadas.

La elección de un tipo u otro depende de la calidad del hueso del paciente, de la edad, de la existencia o no de enfermedades inflamatorios…

En la parte superior del fémur se implanta un vástago dentro del canal medular del hueso para poder colocar sobre él la cabeza protésica que articulará con el acetábulo de la cadera.

Una vez que el vástago esté bien fijo, se le acopla la “bola o cabeza de la prótesis” que articula con el cotilo de la prótesis También el vástago de la prótesis puede fijarse con cemento, o bien a presión, estando la superficie recubierta por un tejido poroso que permite crecer el hueso más íntimamente unido a ella. Según cada paciente y cada caso se elegirá el componente demoral más adecuado.

Actualmente existen multitud de prótesis de cadera, con diferentes diseños y materiales que permiten ajustarse mejor a las necesidades de cada paciente. Prótesis de recubrimientos porosos, recubrimientos con hidroxiapatita, pares de fricción de la cabeza femoral/acetábulo que pueden ser de metal-polietileno; cerámica/cerámica; polietilenos de diferentes durezas, etc.

Traumatología - Instituto de Traumatología Estévez
Desartrodesis de cadera
Traumatología - Instituto de Traumatología Estévez
Fractura luxación de cotillo (cadera) osteosíntesis

En los últimos años se han desarrollado prótesis de caderas que posibilitan o facilitan la práctica deportiva. Son las conocidas como prótesis de recubrimiento, indicadas para pacientes con aspiraciones deportivas que han sufrido un deterioro articular en edad temprana. Dadas las características de la prótesis permite un arco de movilidad máximo optimizando la conservación de hueso del paciente, ya que sólo se sustituye la parte más superficial del cartílago por un recubrimiento metálico.

Los beneficios de esta intervención son básicos y fundamentales para:
Eliminar el dolor de la cadera o reducirlo muy significativamente.
Una vez eliminado el dolor, poder realizar una mayor actividad, permitiendo fortalecer la musculatura y estabilidad en la marcha.

La intervención
Se realiza habitualmente bajo anestesia raquídea, la incisión se realiza en la cara lateral y superior del muslo. A través de esta incisión se extrae y sustituye la parte dañada. Una vez implantada la artroplastia de la cadera se cierra la incisión con grapas o puntos.
Tras la operación, el paciente es trasladado a la sala de recuperación, unidad de cuidados post-anestesia, donde es estrechamente vigilado y donde se le administran los analgésicos necesarios para prevenir cualquier dolor.

¿Cómo prepararte?
Una vez decidido que se va a realizar la intervención, al paciente se le realizan los estudios preoperatorios que han de ser validados por el cirujano y el anestesista, quienes indicarás si existen observaciones o cuidados médicos adicionales que tener en cuenta para minimizar cualquier riesgo médico-anestésico. En la preparación para la operación, el paciente debe seguir en todo momento las instrucciones que le hayan dado el anestesista y su cirujano. 
Si el paciente toma medicamentos, especialmente anticoagulantes (diluyentes de la sangre para prevenir trombos), deberá comunicarlo a su médico para que le indique la pauta a seguir con estos.

¿Cómo es la recuperación?
Una vez recuperado de la anestesia el paciente es trasladado a UVI las primeras 24h para mejor control de sus constantes y del dolor postoperatorio. Lo habitual es que a las 24 horas se le siente y se inicien ejercicios activos.
Una vez que le enseñen cómo protegerse la cadera, aprenderá las habilidades que requiere para reanudar su vida cotidiana. Le enseñarán a caminar, a sentarse y a vestirse.

Volver a caminar
Los pacientes que se someten a esta intervención comienzan a ponerse de pie y a caminar a las 24 horas de la operación, probablemente ayudándose de un andador o muletas. Los primeros días no deben preocupar al paciente pues contará en todo momento con la ayuda de su cirujano.
A medida que se recuperan en casa, encontrarán que poco a poco van volviendo a su rutina diaria. Si siguen haciendo sus ejercicios y se proponen metas de caminar un poco más y más lejos cada día pronto verán cómo sus esfuerzos han valido la pena a medida que logran realizar más y más actividades físicas.
En el hospital, habrán practicado cómo salir de la cama, caminar y hacer tareas cotidianas sin poner en peligro su nueva cadera. Para proteger su nueva cadera, piensen siempre antes de moverse en cómo lo van a hacer.
Aumenten lentamente el tiempo que pasan caminando por su casa. Deben de ejercitarse caminando con paseos programados de forma rutinaria diariamente. Una vez que se les haga más fácil ir de un lado a otro, sigan un programa de caminatas. Asegúrense de caminar apoyando primero el talón, con la pierna extendida, y por último los dedos del pie, moviendo los dos pies al mismo ritmo y apoyando igual peso en ambos.

Sentarte
Para sentarse retrocedan hacia la silla hasta tocar el borde del asiento con la parte posterior de la pierna. Luego, apoyándose en los brazos de la silla, desciendan hasta el asiento. Coloquen siempre la pierna operada hacia adelante. Deben de sentarse siempre en asientos altos.
Usen sillas con apoyabrazos y siéntense con sus rodillas ligeramente más bajas que sus caderas. No se sienten en sillas o en sofás bajos o hundidos.
No crucen las piernas, mantengan sus rodillas, y sus pies, no separados.
Mantengan sus pies apoyados en el suelo. No giren su pie o pierna hacia adentro o afuera, ya que esto fuerza la articulación de la cadera.
Usen un asiento de inodoro elevado después de la cirugía.
No duerman boca abajo y entren y salgan de la cama siempre con las dos piernas juntas.

Subir y bajar escaleras
Suban el primer escalón con su pierna no operada, luego suban la pierna operada hasta que esté a la misma altura que la otra. Al bajar, den el primer paso con la pierna operada bajándola al escalón inferior, después bajen al mismo escalón la pierna no intervenida.
Usen las medias de compresión que le indicaron en el hospital, todo el tiempo posible, mínimo durante las primeras 4 semanas.
Siéntense en un cojín firme cuando viajen en automóvil y eviten sentarse demasiado bajo. Traten de no doblar demasiado la cadera para subir o bajar del automóvil procuren entrar y salir con las dos piernas juntas.

MÁS INFORMACIÓN: http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00356

MÁS INFORMACIÓN: http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00726

MÁS INFORMACIÓN: http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00682

Volver

PIDE CITA PREVIA

Conozca nuestras especialidades en traumatología y medicina deportiva