a) OSTEOCONDRITIS DEL TOBILLO

La osteocondritis del tobillo o también llamada lesión osteocondral de tobillo, es una lesión del cartílago de la superficie articular, que afecta habitualmente astrágalo.

La causa principal de las osteocondritis de tobillo son los esguinces del tobillo. Es frecuente la lesión del complejo ligamentoso lateral con lesiones en el aspecto medial del astrágalo (en adelante talo) por contragolpe.

En la mayoría de los pacientes, se presenta un dolor persistente y sordo en el tobillo con la actividad física incluso ligera. Este dolor habitualmente mejora con el reposo.

El diagnóstico de la osteocondritis del tobillo se realiza mediante una resonancia magnética, que nos mostrará el grado y tamaño de la lesión así como la presencia de lesiones ligamentosas asociadas.

Instituto de Traumatología Estévez
Osteocondritis del tobillo
Instituto de Traumatología Estévez
Osteocondritis del tobillo

TRATAMIENTO

El tratamiento de la osteocondritis del tobillo puede ser conservador, mediante descarga de la pierna con dos muletas( entre 2 y 4 semanas ), inmovilización con yeso o botas tipo walker, rehabilitación o tratamiento mediante magnetoterapia. El éxito de estos tratamientos es habitualmente inferior al 50%.

En este punto podemos implementar el tratamiento con infiltraciones articulares de factores de crecimiento plaquetar ( PRP ) ozonificado para disminuir el edema y favorecer la cicatrización de la lesión del cartílago.

Si a pesar de todo persiste el dolor y la limitación para actividad deportiva, se recomienda el tratamiento quirúrgico, actualmente mediante artroscopia de tobillo en la gran mayoría de los casos.

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO

Realizamos una artroscopia de tobillo para visualizar directamente la lesión del cartílago habitualmente por dos pequeños orificios en la cara anterior del tobillo de unos 3-4mm.

Posteriormente retiramos los restos de cartílago lesionado y realizamos unas perforaciones en el hueso que está debajo (subcondral) para que se pueda crear un lecho de reparación. Sobre este lecho aplicamos habitualmente una malla de colágeno que se pega con un adhesivo de fibrina realizando un sellado de la lesión y facilitando el crecimiento del nuevo cartílago utilizando la malla como cimiento.

CÓMO ES EL POSTOPERATORIO

Se recomienda no cargar la pierna durante 4 semanas usando las dos muletas. Se pueden realizar ejercicios suaves de flexión y extensión del tobillo a medida que la inflamación postoperatoria vaya cediendo (10-15días) Posteriormente se aconseja el uso de tobillera de protección y carga progresiva con muletas entre el mes y los dos meses de la cirugía.

Deportes tipo bicicleta o natación se recomiendan al mes y medio de la intervención.

Inicio de actividades como correr y saltar sobre los 3-4 meses tras la operación.

LESIONES DE LOS LIGAMENTOS DEL TOBILLO TRATAMIENTO POR ARTROSCOPIA

Una de las lesiones más importantes en los deportistas es el esguince de tobillo que se produce por una entorsis o giro forzado del tobillo que llega al límite de la resistencia de los ligamentos hasta que se produce su desgarro o rotura

El tratamiento mediante reposo, analgésicos inmovilización funcional, frío local y posterior rehabilitación es efectivo en un gran porcentaje de los de los casos.

Un porcentaje de pacientes tras el esguince de tobillo presentan dolor e inflamación persistente y ocasionalmente pueden presentar nuevos esguinces por incompetencia de los ligamentos lesionados. En esos casos tenemos que plantear un tratamiento quirúrgico que habitualmente realizaremos por artroscopia.

Anatomía ligamentosa del tobillo

La lesión ligamentosa más frecuente es la del complejo ligamentoso lateral formado por 3 ligamentos:

El ligamentos, el peroneoastragalino anterior, el peroneocalcáneo y el peroneoastragalino posterior.

El ligamento deltoideo, se lesiona en menor medida, es el principal estabilizador medial.

El ligamento tibioperoneo anterior o sindesmosis, implicado en el mantenimiento de la congruencia tibioperonea sus lesiones sutiles pueden pasar inadvertidas y generar problemas articulares a medio plazo.

Tipos de esguince de tobillo

Existen varios grados de esguince de tobillo según la intensidad y la energía del mecanismo de la lesión.

Esguince de tobillo grado I, se tratada un esguince de baja intensidad, se produce un estiramiento del ligamento produciendo una rotura parcial. Aparece dolor en la zona externa del pie, con leve edema. La persona puede caminar y apoyar el pie sin demasiado dolor.

Esguince de tobillo grado II, se produce una rotura de la mitad del ligamento, aparece un edema y un hematoma por el sangrado de la lesión. Existe dificultad al caminar y al mover el tobillo.

Esguince de tobillo grado III, es el grado máximo de lesión. Se produce una rotura completa del ligamento con un importante sangrado y inflamación de la zona. La persona no puede apoyar el pie en el suelo por el dolor.

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO

Realizamos una artroscopia de tobillo para visualizar directamente la lesión del ligamento habitualmente por dos pequeños orificios en la cara anterior del tobillo de unos 3-4mm.

Posteriormente valoramos los restos de ligamento lesionado y si son suficientes, realizamos unas perforaciones en el peroné para implantar unos anclajes con los que realizamos la reposición del ligamento a su sitio original. Ocasionalmente los restos ligamentosos son insuficientes par la reparación y tenemos que realizar una plastia con algún tejido vecino. Lo más frecuente es utilizar parte del retináculo extensor, un tejido con forma de banda que sujeta los tendones extensores al dorso del pie, o bien, en deportistas de alta exigencia podemos utilizar parte del tendón peroneo lateral corto consiguiendo un importante refuerzo que evite la inversión del pie (torcedura hacia adentro).

CÓMO ES EL POSTOPERATORIO

Se recomienda no cargar la pierna durante 2-3 primeras semanas usando las dos muletas y una bota de marcha hasta la 6ª semana del postoperatorio.

Posteriormente se aconseja el uso de tobillera de protección y retirada progresiva de muletas a medida que se inicia el tratamiento rehabilitador específico con especial hincapié en la recuperación propioceptiva.

Deportes tipo bicicleta o natación se recomiendan al mes y medio de la intervención.

Inicio de actividades como correr y saltar sobre los 3 meses tras la operación.

MÁS INFORMACIÓN: http://www.semcpt.es/consultorio/general/esguince-de-tobillo

Volver

PIDE CITA PREVIA

Conozca nuestras especialidades en traumatología y medicina deportiva