Al estirar la pierna completamente en la zancada los músculos isquiotibiales de la pierna adelantada están extendidos y se contraen cuando el pie toca el suelo y la otra pierna empieza a ser levantada hacia delante. Por ello, estos músculos recogen o flexionan la pierna y extienden la cadera. Cuando hacemos un movimiento hacia adelante nos protegen, evitando que caigamos.

La zancada larga se ve limitada por la extensibilidad acortada de estos músculos, por lo que la exploración de los isquiotibiales es crucial cuando haya molestia en la parte posterior del muslo.